Día Internacional de la Mujer 1


Es la primera vez que me atrevo  a abrir una hoja en blanco, pensar en mí misma y escribir. Al principio la hoja me da miedo, es blanca, fría y no tiene vida, pero poco a poco empieza a tomar forma, mi forma,  y los dedos empiezan a bailar, dejando fluir mi mente. Es difícil escribir sin referirme a los demás, pero hoy he decidido que escribiré para mí misma. He empezado a pensar, y me he acordado que hace mucho que no me escribía, y quiero dedicarme ese tiempo.

Me fui, el 17 de Marzo de 2005, me tuve que ir. Me dije a mi misma que era una mujer, fuerte, con espíritu libre, luchadora… que llegaría tan lejos como me planteara y cumpliría mis sueños.

Me fui, pero prometí que volvería. Volvería para recuperar lo que más amaba y más fuerzas me daba. Siempre he querido ser el ejemplo de ella, pero no pude estar allí cuando me necesitaba.

Los días se me hacían largos, y las noches eternas. Los días eran buenos en ocasiones y malos la mayoría. Añoraba los olores del campo, las vistas a las montañas, el calor de la gente…  Pero cerraba los ojos y pensaba en ella, en todo el amor que tenia para ofrecerle. Es entonces cuando respiraba una gran bocanada de aire y subía a lo más alto de mi misma. La fuerza y energía nacían dentro de mí, e incluso hacían saltar unas lágrimas de esperanza y alegría, de que algún día volvería y cumpliría mi promesa.

Hoy, 8 de Marzo de 2016, las cosas han cambiado mucho. Ella está conmigo después de todo lo que tuvimos que pasar. Pensé que la había perdido durante ese tiempo, pero hoy al  despertarse, me ha mirado en el espejo y me ha dicho, gracias. Era ella, la niña que llevaba dentro de mí.

Han sido las mejores palabras que me he dicho a mí misma. Me he comparado con un ave, majestuoso, mágico, libre… volando sobre las altas montañas de mi tierra. Me he dado cuenta que la belleza está en esa luz que todas las personas llevamos dentro, a veces simplemente está más apagada pero sigue dentro de nosotras.

Me fui, pero volví. Y vi lo lejos que llegué, todo lo que hice para cumplir mis sueños y lo conseguí. Hoy sé que he sido un ejemplo a seguir para ella. Creí en esa ilusión que llevaba dentro y hoy, sé que soy una mujer, fuerte, con espíritu libre y  luchadora.

P1000853


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Una idea sobre “Día Internacional de la Mujer