Acogida y acompañamiento


“La migración es un acontecimiento de la vida que incide profundamente sobre la psique de las personas. Seguramente ninguna otra circunstancia supone tantos cambios como la migración: casi todo lo que rodea al individuo cambia, lo cual supone un gran esfuerzo psicológico adaptarse a estos cambios que incluyen siempre numerosas pérdidas. Se pierden o se dejan atrás familiares, amistades, el ambiente social, las costumbres, la tierra, el paisaje, la alimentación y el resto de elementos culturales del medio de partida…Por lo que afrontar la migración entraña afrontar la pérdida y ser capaz de una flexibilidad y estabilidad suficientes para desarrollar la vida cotidiana en el país de acogida.” (J. Achotegui).

Según Bowlby (1980) el duelo familiar es el “proceso que se pone en macha a raíz de la pérdida de uno de sus miembros”.

Desde el punto de vista sistémico, la pérdida o amenaza de pérdida de un miembro es la mayor crisis que tiene que afrontar un sistema (Bowen 1976). Ante la crisis, si el sistema tiene suficientes recursos, reaccionara con un cambio adaptativo. Si no los tiene, el sistema puede desaparecer.

Existen conflictos derivados de la Reagrupación Familiar (proceso legal), debido al mayor estrés y angustia de las personas por conseguir ser una familia.
A lo largo del proceso migratorio se producen transformaciones profundas, complicadas frecuentemente por periodos extensos de separación, no sólo de la familia extensa sino de la nuclear.

Dos momentos delicados:

  • Primera separación de las madres y/o padres en el momento que inician el proceso migratorio.
  • Segunda separación del cuidador y/o cuidadora con quien se han desarrollado lazos de apego en el momento que se decide la reagrupación.

Es un proceso de re-unificación en el que las personas anteriormente agrupadas, se vuelven a unir teniendo que re-vincularse y re-estructurarse.

La asociación, trata de dar respuesta a estas y estos adolescentes recién reagrupados, desde la acogida y el acompañamiento tanto a ellos como a sus familias.

Para desarrollar nuestra labor, la intervención la desarrollamos a distintos niveles:

  • Individual. Procesos de Coaching.
  • Familiar (Multifamiliar).
  • Grupal. La intervención grupal.